Psicofertilidad

Psicologia y coaching de la (In)Fertilidad

Vivir el presente durante los tratamientos

Vivir el presente significa aprender a concentrarnos en el momento, “dejando de lado” aquellos pensamientos que nos generan malestar y nos distraen de nuestras actividades cotidianas (sea trabajar, dormir, hacer el amor o ver una película).

Esto resulta sumamente difícil en situaciones de incertidumbre, donde hay algo que nos preocupa y que no podemos resolver al momento, como es el caso de la búsqueda de un hijo/a de manera natural o mediante tratamientos de fertilidad.

Cuando una mujer o pareja están pasando por una situación de infertilidad y sobretodo en momentos clave de los tratamientos o después de varios intentos fallidos, convivir con nuestras preocupaciones y aprender a vivir el presente, resulta a menudo complejo. Sin embargo, desgastar gran parte del tiempo y energía pensando ante una situación que no controlamos, tampoco parece ser la solución y no hace más que generar más sufrimiento extra.

Si entrenamos esa capacidad para “desconectar de nuestra mente”, a pesar de las preocupaciones y la usamos estrictamente para planificar los próximos pasos del tratamiento o los aspectos que sí controlamos, sin duda aprenderemos a convivir con la infertilidad de un modo más sano y adaptativo.

A menudo las personas que pasan por un proceso de infertilidad (u otra situación que nos desagrada) destinan mucho tiempo anticipando resultados negativos o lamentándose por su suerte.  Y en cierta manera, es totalmente natural y adaptativo, porque nuestra mente de algún modo “nos alerta” y se prepara ante la situación negativa.

Pero sin embargo, olvidamos que sí que existen ciertas partes del proceso que podemos “trabajar” y llevarlas a cabo puede aliviar nuestro malestar y hacernos sentir más activos con nuestra preocupación. A menudo son cosas obvias, pero que no hemos parado a pensar porque estamos “sumergidos” en nuestros pensamientos negativos.

Por ejemplo, podemos comunicarle al doctor nuestras necesidades específicas venciendo nuestra vergüenza, expresarle nuestras dudas, establecer un “plan de acción” para responder a ciertas preguntas incómodas con los familiares o amigos (preguntas del tipo “¿Y vosotros/as cuando tendréis hijos?”), pedir ayuda práctica y emocional a los que nos rodean, ser más flexibles con nosotros mismos y permitirnos “rendir menos” en otras áreas de nuestra vida, respetar nuestras necesidades y emociones, etc.

En consulta, trabajamos en el terreno práctico, para volvernos más resolutivos, tomar decisiones efectivas y resolver los problemas que vayan surgiendo en el proceso, sin posponerlos o dar vueltas al mismo tipo de estrategias poco efectivas. Pero también realizaremos un trabajo interno, aprendiendo a relajar nuestra mente, convivir con nuestra impaciencia, malestar, miedos y emociones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 3, 2012 por en Recursos internos y externos.
A %d blogueros les gusta esto: