Psicofertilidad

Psicologia y coaching de la (In)Fertilidad

¿Cómo vivimos la espera? Ejercicio de visualización

1Los obstáculos son esas piedrecitas que encontramos en nuestro camino y que nos impiden o demoran la llegada de nuestros objetivos, que nos dificultan acercarnos de la manera que desearíamos a nuestras metas. Cuando esto sucede, tenemos dos opciones: vivirlo desde la frustración, el miedo, la impaciencia y la angustia, o hacerlo desde la calma, la confianza, el amor y la esperanza.

Esto sin embargo, resulta sumamente difícil en un proceso en el que se han ido sumando “pequeños o grandes fracasos”, cuando han habido abortos y pérdidas perinatales o cuando tras numerosos intentos con técnicas de reproducción asistida, no ha habido éxito.

¿Cómo lidiamos con ese malestar?

A menudo solemos entrar en el bucle de la desesperación y en este caso, el modo de lidiar con este malestar puede ser el siguiente:

–       Repetir obsesivamente las pruebas

–       Leer y releer foros o libros sobre el tema

–       Buscar información en internet

–       Buscar estadísticas y estudios médicos

–       Ir a múltiples profesionales

–       Hablar constantemente del tema o al contrario evitar hablarlo y/o aislarnos.

Todo es cuestión de grados y si bien cierto que algunas de estas conductas pueden resultarnos útiles, a menudo muchas de ellas son formas compulsivas de gestionar nuestro malestar, que a largo plazo pueden generar más estrés y sufrimiento.

Pregúntate, ¿Qué cosas hago para aumentar mi control y gestionar mi malestar? ¿¿Cuáles las hago realmente para controlar mi miedo o para poder estar ocupada haciendo algo al respecto? ¿Y cuáles las hago realmente porque creo que pueden funcionar o porque me apetecen de manera natural?

¿Cómo sería si pudieras quitarte cierto grado de responsabilidad, y permitirte un tiempo más o menos largo, para vivir este proceso de otro modo?

bebEjercicio de visualización 

Sin duda, no es un proceso sencillo pero te animo a realizar un pequeño ejercicio, que si bien de entrada puede resultarte un poco doloroso, hecho de manera continuada, puede ayudarte a conectar con ese estado de calma y paciencia.

Te invito a cerrar los ojos e imaginar a tu bebé. Permítete observarlo a una cierta distancia de ti y observa las reacciones que eso te produce y todo lo que genera en tu cuerpo. Date cuenta de cómo vives esta espera. ¿Qué ideas o pensamientos aparecen? ¿Cómo cambia tu respiración? ¿Aparece alguna sensación desagradable, alguna tensión? ¿O al contrario?

En esa visualización, imagina que dejas de perseguirle, de predecir su llegada o controlarla. Imagina que puedes mirarle desde la distancia, observando su mirada, su sonrisa y tomando aire para respirar.

¿Qué cambios se producen en tu cuerpo, cuando lo miras desde el amor, desde la tranquilidad y la paciencia? ¿Te resulta posible conectar con eso?

Imagina que es él quién se acerca, ábrele los brazos para que llegue al ritmo que necesite, sin prisa y con confianza.

Puedes seguir observándole. Tu visión seguirá enfocada allí, en este bebé que tanto deseas, pero ahora dejarás de resistirte, de aferrarte o de controlar.

Bloqueos
Una vez terminado, revisa si hay algo que puedas hacer más, desde lo práctico. Algo que no hayas hecho hasta ahora y que realmente pueda darte más claridad (pedir más información a tu médico, expresarle claramente tu malestar, etc.)

Permítete observar también, si te ha resultado difícil conectar con la paciencia, el amor o la calma. Observa cuáles son los obstáculos externos que te dificultan vivirlo con esta actitud (los comentarios de las personas cercanas, las expectativas de los demás, las exigencias en el trabajo por el rendimiento, etc.).  Así como los internos (la impaciencia, la frustración, la tristeza). Anota todas aquellas ideas, preocupaciones, pensamientos que puedan haber al respecto: “Nunca lo conseguiré”, “Es injusto”, “No puedo más”, etc.

Todo esto te permitirá empezar a tomar conciencia y adoptar una actitud más observadora, objetiva y distante de tu propio proceso.
En una entrada posterior, trabajaremos con los obstáculos (internos y externos) y daremos algunas pautas para empezar a resolver los que podamos y a convivir con ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 1, 2013 por en Emociones e infertilidad.
A %d blogueros les gusta esto: