Psicofertilidad

Psicologia y coaching de la (In)Fertilidad

Madres solteras

madres solterasCada vez son más las mujeres que deciden plantearse la maternidad a solas.

Las clínicas de reproducción asistida ofrecen hoy en día la posibilidad de vitrificar (congelar) los propios óvulos, con la finalidad de poder retrasar la maternidad. Sin embargo, para aquellas personas que deciden que ha llegado su momento y no han encontrado a la persona con la que formar una familia o han decidido simplemente llevarlo a cabo en solitario, la recepción de espermatozoides de un donante anónimo (mediante una inseminación o una fecundación in vitro), es un planteamiento que cada vez está más en auge en las clínicas de reproducción asistida.

Pero, ¿Cuáles son las dudas o miedos que se pueden despertar cuando iniciamos este proceso?, ¿Qué aspectos desde el punto de vista emocional es importante tener en cuenta?

Llegan a consulta mujeres que ante esta decisión se plantean múltiples preguntas. En este artículo recojo y doy respuesta a tres de las preguntas más habituales:

–       ¿Le puede afectar al niño/a esta ausencia del padre?

 Al igual que en cualquier familia monoparental, donde ha faltado uno de los progenitores, el niño o la niña buscarán su referente masculino en otras personas cercanas, otros cuidadores, familiares o amigos de referencia.

Cuando nacemos y una vez pasados los primeros años de vida (cuando ya hemos recibido el cuidado, el afecto y la nutrición de la madre), ya estamos preparados para enfrentarnos al mundo y empezar a socializar.

Ahí es donde entra en acción el papel del padre, que es quien nos acompaña en  nuestro descubrimiento del mundo, que nos transmite el arte de relacionamos con otras personas, porque él es la primera persona exterior con quien tenemos que relacionarnos, ya que con la madre el vínculo existe antes del nacimiento.

Cuando la figura del padre no existe, buscaremos referentes que nos acompañen y aprenderemos a construir relaciones con las personas más cercanas que estén disponibles, incluso con la propia madre, con la que ahora ya puede generarse otro tipo de relación. Aspectos como la autoimagen, la socialización, la autoestima, la consecución de nuestros objetivos, los aprendemos en ese momento de vida y pueden ser transmitidos por otros vínculos de referencia.

–       ¿Quién me garantiza la calidad de este esperma?; ¿Cómo sé que el bebé nacerá sano y no tendrá problemas en el futuro?

Existe a nivel legal y por parte de la Sociedad Española de Fertilidad, una comprobación y unos criterios bajo los que se ha de regir la aceptación o no de un donante.

Los test que pasan los donantes en las clínicas son exhaustivos, tanto desde el punto de vista psicológico (dónde realizan una entrevista profunda, han de superar un test de personalidad y se comprueban sus antecedentes familiares) como físico (analítica para descartar enfermedades de transmisión sexual, estudio genético para descartar anomalías cromosómicas, análisis del esperma para garantizar su calidad y estudio andrológico, entre otros).

Las probabilidades de que el bebé desarrolle un trastorno genético físico o emocional, son muy escasas y de hecho es mucho más común que esto suceda cuando no existe un análisis genético previo, como es el caso en la mayor parte de la población que decide tener un bebé.

Por otro lado, el material genético transmitido por este donante, puede determinar algún rasgo físico y por ello se busca a personas que sean compatibles con las expectativas de la madre en rasgos generales (estatura, peso, color de piel, etc) o con los rasgos fenotípicos familiares.

Sin embargo, cada vez más estudios demuestran como la influencia del aprendizaje es lo que determina en gran medida quiénes y cómo somos. ¿Sabías por ejemplo, que los gestos, la mirada, el modo de caminar o de sonreír no son genéticos, sino que son fruto de la imitación que el bebé hace de los cuidadores?, o que cómo el bebé está en el vientre materno y cómo sucede el parto ¿influirá en muchos aspectos emocionales y comportamentales de su conducta?

–       ¿Debo explicar al niño/a cuál es su origen?

Como ya hemos comentado en un artículo anterior: https://psicoinfertilidad.com/2013/01/02/recepcion-de-ovulos-2a-parte/, siempre es recomendable que esto no se oculte. En la medida en que nosotras tengamos integrado este proceso y lo vivamos con naturalidad y normalidad, así lo vivirán nuestros hijos.

Por lo que, si aún no sabes cómo explicártelo a ti misma y a los demás, si aún quedan dudas, miedos o incertidumbres, es recomendable que puedas darte tu tiempo para resolverlos, bien con asesoramiento o preguntando a personas que han pasado por la misma experiencia.

No dudes en consultarme cualquier otra duda que puedas tener a: raquel@raquelballesteros.com

Otras webs que te recomiendo son:

http://deseodesermadre.com

http://madressolterasporeleccion.org

______________________________________

Autoría: Raquel Ballesteros- Psicóloga colegiada 13297

http://www.psicoinfertilidad.com

http://www.raquelballesteros.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 10, 2014 por en Entorno familiar y social.
A %d blogueros les gusta esto: